Esta boca es mía

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Hace ya unos 8 años, un conocido creativo publicitario francés llamado Frédéric Beigbeder, decidió escribir una novela llamada”13,99”, en la cual exponía unas cuantas incómodas reflexiones: el engaño de la publicidad, el consumismo, la manipulación de masas y un largo etcétera.

Poco antes de publicar la novela, fue despedido de la conocida agencia donde trabajaba. De hecho, se dice que escribió el libro justamente para que lo despidieran.

Según comentaba Beigbeder en la presentación de su obra, “La novela es una crítica satírica de nuestra forma de vida, de nuestra época a partir de la historia que cuento de un redactor publicitario, que es al mismo tiempo un ganador y un perdedor, pues aunque simboliza la cúspide del éxito social y financiero, también es un desesperado y un impotente”

Se puede estar de acuerdo, o no, sobre las reflexiones de este afamado publicista, pero en lo que yo estoy totalmente de acuerdo es en la libertad de expresión. Y es que puedes ser muy bueno en lo que haces pero no estar de acuerdo ni en la forma ni en el fondo. Seguro que no a todos los abogados les gusta defender a su cliente estafador, adúltero, maltratador, asesino,… pero saben hacerlo y lo hacen. “Le defiendo, pero no me gusta nada este tío”, me explicaba el otro día un amigo abogado que tengo. ¿Quizás debería escribir un libro?

Poco después, Beigbeder escribió otra obra llamada “El amor dura tres años” en la cual también refleja su propia experiencia. Recientemente ha escrito “Socorro y perdón” la cual aún no he tenido la oportunidad de leer pero seguramente sigue la misma línea.

En realidad, lo que creo que hizo Beigbeder fue aplicar sus artimañas y “manipuló” a los directivos de su agencia para que lo despidieran de un trabajo estresante y desmotivador y así hacerse mucho más famoso y vender más libros. ¡Eso sí que es puro marketing!
Y le salió bien.

En definitiva, personalmente me gustaría que hubiera más gente como Frédéric Beigbeder. Personajes políticamente incorrectos que se atrevieran a decir realmente lo que piensan sobre su profesión, vida personal o la vida en general. ¿O mejor no?

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
<< Post Anterior
Post Siguiente >>

Leave A Response

* Denotes Required Field

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR