Mejorar el posicionamiento de tu sitio web. Factores internos (on page) I

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Este es el primero de una serie de post que tratarán sobre los factores internos de nuestro sitio web a optimizar para un buen posicionamiento.

 

Tu sitio web es el escaparate de ti (como persona, organismo o empresa autor/es del site), por lo que conviene que sea comprensible especialmente para tu público objetivo, use tecnologías estándar, sea visible y, sobre todo, esté pensado para el usuario.

 

Hay que tener en cuenta que, a la hora de posicionar un sitio web (compuesto por distintas páginas web) hay dos tipos de factores: los que son intrínsecos de la página web (factores on page) y los que son extrínsecos (off page).

En estos artículos hablaremos de los internos, los on page. Primero, si un buscador como Google es capaz de “ver” correctamente tu web, tu posicionamiento mejorará. Para ello, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta es la calidad del contenido y, obligadamente, la del código fuente.

Posicionamiento - Cómo lo ve Google

Empezar por el análisis interno del sitio web es una de las mejores opciones que puedes tomar. Al hacerlo debes tener en cuenta que el sentido común y las buenas prácticas serán tus mejores aliados.

 

Es recomendable que a la hora de optimizar tu sitio web tengas en cuenta qué páginas son las más importantes (ya sea porque son las más vistas, las que tienen mejor contenido, las que se accede de manera más fácil, etc.) Un orden lógico sería empezar por la home y seguir por una página de segundo nivel (a la que se accede desde la home con un solo clic).

 

Nivel de jerarquía en navegación web

 

Mi consejo es que cada una de las páginas se trabaje como un conjunto para que todos los aspectos que mejoremos de esa página concreta tengan relación entre ellos y sean coherentes; de lo contrario, si optimizamos por un lado los títulos de las páginas y por otro las descripciones, es posible que al final obtengamos títulos no relacionados con las respectivas descripciones.

Una vez escogido el orden de prioridades, una buena opción sería optimizar el contenido de cada una de ellas. Pero antes, dos normas de oro en el posicionamiento:

  1. Un sitio web sin contenido no es un sitio web de calidad, y cuando digo contenido sobre todo me refiero al contenido textual –que, al final, es lo que mejor ve Google-.
  2. El contenido de nuestro sitio web debe ser, ante todo, único y relevante.

Repítete tantas veces como sea necesario estas dos reglas y, cuando estés convencido de ello, pasa al siguiente nivel.

¿Ya tienes contenido de calidad? Ahora situarlo de manera más o menos estratégica no te tiene que costar demasiado.

 

Google suele entender que el contenido relevante de tu página web es el que tú has marcado como tal.

 

Entonces, es lógico pensar que un dominio que contenga la palabra clave “gatos” es muy posible que corresponda a un sitio web donde la temática “gatos” es importante, tanto como para que el sitio web se llame así.

Si no lo crees, pruébalo tú mismo. De los siguientes sites, a simple vista:Qué web habla de gatos

¿Cuál crees que trata sobre gatos?

  1. www.setvides.com
  2. www.mundogatos.com
  3. www.bufido.com

 

Hay que matizar que aunque “bufido” nos pueda sonar a gato, el robot de Google es muy posible que no llegue a hacer esta apreciación.

 

La respuesta es que las tres webs son de gatos y no conozco a ninguno de sus autores, aunque compartimos pasión por este animal; pero lo más seguro es que un alto porcentaje de gente haya dicho que, a simple vista, la opción www.mundogatos.com es la correcta.

Este orden lógico y coherente de qué es más importante en nuestra web relacionado con el contenido nos lleva a establecer una especie de jerarquía. Por lo que convendría que, con sentido común, sigas este orden para situar tus palabras clave en los puntos más importantes.

Los puntos relevantes de nuestro sitio web relacionados con el contenido son:
1.    URL (aprovecho para hacer apología de las URL friendly)
2.    Metatags (especialmente <title> y <description>
3.    Contenido textual (y su propia jerarquía con <h1>, <h2>, <strong>, etc.)
4.    Contenido multimedia (con sus metadatos y nombres de archivo significativos)
5.    Navegación (especial mención a los textos de enlace y sus atributos)

Y añadimos a esta fiesta dos asientos más para dos invitados de honor:
6.    Código fuente (haciendo hincapié en el uso de estándares, el marcado semántico y la solución de los errores)
7.    Actualización (frecuente y acorde a los objetivos del sitio web)

A lo largo de futuros post detallaremos en qué consiste cada uno de estos puntos y de qué manera podemos incluir nuestras palabras clave en ellos.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
<< Post Anterior
Post Siguiente >>

Leave A Response

* Denotes Required Field