Covadonga, un sitio especial

covadonga

El post de MarInes sobre María me ha recordado un sitio que efectivamente es muy especial. Lo es definitivamente para mí, por varias razones, aunque creo que también lo es para muchos asturianos, y gentes de otros lugares.

Mucha gente lo conoce por el Santuario de Covadonga, o el Real Sitio de Covadonga. Cualquiera de sus denominaciones hace referencia a la celebración que se hace allí de la virgen María. Pero para mí ese lugar siempre ha tenido algo más… sé que hay enclaves de advocación mariana muy bonitos en otros lugares, pero para mí es especial por algo más que su belleza, que es innegable.

Alrededor de la basílica y de la Cueva hay una pequeña población, compuesta principalmente de sacerdotes, fuerzas de seguridad, pequeños comerciantes y hosteleros, y cuando era pequeña tuve la gran suerte de pasar un tiempo de mi vida allí. Éramos muy pocos niños, y vivíamos como cabritas sueltas por el campo 🙂 entrando y saliendo de todos los rincones. Daba igual un risco, una ladera, o un edificio. Cuando nevaba en invierno la nieve nos cubría casi por entero, era increíble. Entrábamos a hurtadillas en la basílica después de que vinieran los Reyes Magos a ‘bautizar’ a nuestras muñecas nuevas en las pilas de agua bendita, hasta que nos veía algún canónigo y salíamos corriendo! Y recuerdo, como entre sueños, una misa de gallo en la basílica, a las 12 de la noche del 24 de diciembre, en aquel inmenso lugar de piedra que era para mí, en medio de la noche y la montaña. Un momento en el que las pocas almas que vivíamos por allí debíamos estar todas en el mismo lugar. Ya no sé muy bien cuánto es recuerdo y cuánto ensoñación, porque como os digo, era muy pequeña.

Con el tiempo, Covadonga fue para mí un lugar de fe, pero también un referente de mi procedencia. A lo mejor me equivoco, o es exagerado, pero yo creo que Covadonga, desde hace muuuuuucho tiempo, es un referente de Asturias. Tengo la sensación de que va más allá de las creencias religiosas de su gente. Es un lugar muy antiguo, históricamente más conocido por representar el comienzo de la Reconquista cristiana. Pero por cosas que he leído sobre la Asturias pre-cristiana, creo que aquel podía ser ya un lugar importante para sus habitantes de entonces. Para mí definitivamente es un lugar lleno de espiritualidad.

Ya hace tiempo que vivo fuera de mi tierra; sólo lo es por nacimiento, pues mis raíces no están allí. Pero nací allí, y me crié allí, y la adoro. Me encanta su paisaje, su gente, la vida … y definitivamente, aunque hay muchos sitios que me gustan de allí, cuando algo me inquieta, o siento necesidad de estar agradecida por algo, cierro los ojos y estoy sentada en mi banco preferido de la cuevina, desde donde veo a esa imagen rebonita, evoco un olor a humedad dulce mezclado con la cera de cientos de candelitas, y me siento en paz.

Leave a Reply

avatar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Subscribe  
Notify of