Emergencias cuando conduces- Parte II

mujer-al-volanteUn vehículo en dirección contraria viene a tu encuentro. Pulsa fuerte el claxon y enciende tus faros. Si ante estas señales el otro conductor no reacciona, gira rápidamente a tu derecha, aunque salgas fuera de la calzada. Es preferible esto, a sufrir un choque frontal.

Obligada a detenerte durante la noche. Tu vehículo puede necesitar auxilio mecánico y necesitas detenerte. Procura tener bajo el asiento de tu automóvil un triángulo reflectante plegable; es mejor tenerlo allí que en la maleta del coche, porque ahorra tiempo. Aparta el vehículo de la carretera, baja del automóvil con el triángulo reflectante delante de tu cuerpo, para protegerte, mientras vas a colocarlo en el piso 30 o 40 m. detrás de tu vehículo.

El parabrisas se rompe. Pequeñas piedras de la carretera, lanzadas por las ruedas de otro vehículo pueden golpear tu parabrisas, cuartearlo y volverlo opaco, quedándote sin visibilidad alguna. Esto sucede sorpresivamente acompañado de un fuerte ruido, que te puede sobresaltar. Rápidamente pero con la debida precaución debes dar un fuerte golpe al parabrisas para romperlo y crear una ventana que te permita ver y salir de la carretera.

Un animal se cruza en la carretera. Tratar de esquivar o frenar bruscamente ha producido graves accidentes. Lo mejor es estar atenta a la carretera, y poder anticipar lo más posible la aproximación de un animal, y entonces tocas el claxon repetidamente.

Si entras a una curva con mucha velocidad, frena repetidamente mientras aceleras ligeramente. Si ves que tu vehículo empieza a patinar, al mismo tiempo que mantienes el pie derecho en el acelerador, pisa el freno ligeramente con el pie izquierdo.

Leave a Reply

avatar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Subscribe  
Notify of