La diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura. Sin embargo los últimos avances han conseguido que las personas diabéticas no vean afectada su vida en ningún sentido. Lo único que tienen que hacer es tenerlo en cuenta para sus comidas y mantener un control mayor que los demás. Además hay varios tipos de diabetes según si el páncreas no produce insulina o si la que produce ya no es suficiente.

Para que nos entendamos todos, la diabetes se produce porque no se asimila el azúcar que tomamos. Y el cuerpo necesita de ese azúcar para obtener energía. El proceso a grandes rasgos consiste en ingerir azúcar en forma de glucosa y que dicha glucosa pase a las células. Digamos que la “llave” que permite el paso de la glucosa a las células es la insulina. En el caso de los diabéticos la secreción de insulina está alterada, por lo cual no se asimila el azúcar y aumenta de forma peligrosa la glucemia.

Hay ciertas señales de alerta que nos ayudarán a identificar un posible riesgo de descompensación. Entre ellas tenemos el aumento de sed y de cantidad de orina, confusión mental, somnolencia, náuseas, vómitos, elevación de glucosa en sangre o acetona positiva en la orina. Por esto es muy importante realizar periódicos análisis de sangre tanto en niños como en adultos.

Si el riesgo de descompensación es grande habrá que controlar varias veces al día la glucosa en sangre (hay pequeños aparatos que hacen estas mediciones mediante un pequeño pinchazo en un dedo), determinar la acetona en la orina, tomar líquidos y alimentos ricos en hidratos de carbono, tomar zumos de frutas, leche, infusiones, etc.…

Leave a Reply

avatar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Subscribe  
Notify of