Nos ganamos una úlcera

No todas las conquistas femeninas alcanzadas en las últimas décadas son buenas. Junto al mayor protagonismoulcera social, los variados puestos de trabajo y la independencia económica, las mujeres hemos adquirido enfermedades históricamente reservadas a un gran porcentaje de hombres, como la úlcera péptica.

El estrés que causa el doble rol de amas de casa y trabajadoras fuera del hogar nos ha llevado a una igualdad con el hombre en los porcentajes de afectados de esta enfermedad. Hace veinte años, solo una mujer de cada cinco hombres tenía úlcera.

La úlcera es una herida que puede formarse en las paredes del estómago debido a la alta concentración de ácidos. Puede producirse por una infección, producida por una bacteria llamada Helicobacter Pylori, que altera la mucosa gástrica hasta producir una herida. También se llega a la úlcera por la ingesta excesiva de antiinflamatorios  o aspirinas, o por una excesiva secreción de ácidos provocada por alteraciones internas.

La úlcera no siempre es dolorosa pero en la gran mayoría de los casos sí. Es una enfermedad típica de los habitantes de las ciudades, en el campo no es tan frecuente.

Los lácteos calman la acidez momentáneamente pero luego producen más; el calcio que contienen estimula sal secreciones ácidas.

Llevar una vida lo mas sana posible y alejarse del cigarrillo, es una forma de no predisponer al organismo a contraer una úlcera.

Leave a Reply

avatar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Subscribe  
Notify of